fbpx

ERISIPELA

Por: | Etiquetas: | Comments: 0 | junio 4th, 2019

Comparte este artículo:
Consiste en una placa rojiza e inflamada, que produce un abultamiento en la piel.
Suele aparecer en individuos que presentan alteraciones en el sistema de defensa.
Es muy frecuente en niños y ancianos, produce malestar general y fiebre.
Signos y Síntomas.
       Enrojecimiento de la piel.
       Supuración y costras.
       Hinchazón.
       Dolor y calor en la zona afectada.
Diagnóstico.
 
Se basa en la observación de las lesiones, cuya forma, localización y evolución permiten, en la mayoría de los casos, determinar el tipo de infección que padece el paciente. Es preciso realizar un cultivo bacteriológico de la lesión cutánea para identificar el germen causal. Las infecciones de la piel son recurrentes, a menudo es necesario efectuar análisis sanguíneos para poder excluir otras enfermedades que puedan favorecer las infecciones.
Complicaciones
La más temible es el Linfedema o la elefantiasis, la cual ocurre por bloqueo de los vasos linfáticos.
Tratamiento
Dieta.
El exceso de grasas e hidratos de carbono refinados (azúcares, harinas blancas)en 149 la alimentación. La dieta debe aportar alimentos ricos en vitamina A (tomates, espinacas, zanahorias, albaricoques o melocotones) por su función protectora y equilibradora de la piel. Por la misma razón se aconsejan los aceites (oliva, girasol, maíz, soya, onagra, borraja y lino).Se recomienda ingerir gran cantidad de verduras, hortalizas, cereales integrales y legumbres debido al beneficioso efecto que ejerce la fibra al limpiar el intestino.
Terapia ortomolecular.
La dieta se completa con lecitina de soya, que combate la infección y la formación de puntos negros, regula la absorción de las grasas y ayuda a normalizar la piel desde el interior del organismo. La levadura de cerveza contiene vitaminas del grupo B, minerales, oligoelementos y aminoácidos reguladores del metabolismo de la piel. El germen de trigo, contiene vitamina E, ácidos grasos poliinsaturados y lecitina, ayuda a regenerar la piel.
 
Fitoterapia.
Se usan plantas antisépticas en forma de lavados, por ejemplo, las sumidades floridas de la lavanda y de la caléndula, y las plantas protectoras como el jugo de las hojas de aloe y la raíz del malvavisco. El tratamiento se completa mediante plantas con acción inmunoestimulante, la raíz de la equinacea y el bulbo del ajo. Los baños con la infusión de Jacarandá caucana (Gualanday), Eucalyptus y yerbamora son de gran utilidad.
Hidroterapia.
Se recomienda la ingestión de aguas sulfatadas –sódicas y sulfuradas- calcáreas.
Geoterapia.
La arcilla por vía oral o aplicada en forma de cataplasmas sobre la zona afectada, desinflama y desinfecta la piel.
Helioterapia.
El sol ejerce una acción beneficiosa al desinfectar y cicatrizar las lesiones.
Tratamiento Clásico
Antibióticos como Penicilinas, Eritromicinas, Ciprofloxacinas, Amoxacilina, Ampicilina.
Medidas preventivas.
Se debe mantener una higiene adecuada de la piel mediante el lavado, preferentemente una vez al día. El sudor y la suciedad favorece la reproducción de las bacterias y la aparición de infecciones. Hay que proteger la piel de las manos cuando se manipulen productos orgánicos o químicos potencialmente lesivos. En caso de mordedura debe lavarse la herida inmediatamente con agua, jabón, y un cepillo. De esta forma se eliminan las bacterias de la saliva que pueden contaminar las heridas. Con posterioridad se ha de acudir al médico para complementar el tratamiento.
Comparte este artículo:

Deja un Comentario

Por compras superiores a 200.000 tu envío es gratis. Por compras inferiores a 200.000 pago del envio contraentrega Descartar

0