fbpx

FLUJO VAGINAL (VULVOVAGINITIS)

Por: | Etiquetas: | Comments: 0 | julio 29th, 2019

Comparte este artículo:
Uno de los problemas más frecuentes de consulta femenina es el exceso de secreciones vaginales. Normalmente, el canal vaginal produce una pequeña cantidad de secreción mucosa que cumple funciones de humectación y lubricación. La apariencia y consistencia de este moco puede cambiar un poco, dependiendo del día del ciclo menstrual o durante el embarazo, sin que esto deba causar preocupación. 
No obstante, la producción de cantidad excesiva de secreción, de tal manera que produzca la sensación de «estar húmeda», la presencia de sangre fuera de la menstruación, los cambios notorios en el olor, la aparición de grumos semejantes a leche cortada, el color verdoso, amarillento o crema, así como la sensación de prurito (picazón o rasquiña) o ardor, deben ser motivo de consulta. 
El flujo vaginal anormal puede ser la manifestación de infecciones causadas por diferentes microorganismos. Entre las infecciones genitales cuya manifestación es la presencia de por flujo vaginal anormal, encontramos las causadas por hongos, que son las más comunes, en especial la candidiasis(ver candidiasis), y por otros microorganismos, como bacterias (Chlamydia trachomatis, Gardnerella vaginalis, Neisseria gonorrhoeae) y parásitos (Trichomonas vaginalis).
 

Tipos de flujo vaginal y su tratamiento.

 
La candidiasis
(Ver candidiasis). Muy frecuente en mujeres diabéticas.
 
La gonorrea
Fue en el pasado la enfermedad de transmisión sexual más común, junto con la sífilis; sin embargo, todavía no ha desaparecido. Es causada por la bacteria Neisseria gonorrheae. 
La infección se manifiesta por un flujo mucopurulento (como mezcla de pus y de moco, el cual se reactiva en la época de la menstruación).
La infección genital por la bacteria Chlamydia trachomatis ha aumentado en los últimos años y especialmente en las mujeres jóvenes, una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente, sino la más común. En estos casos, el flujo vaginal es mucopurulento y de mal olor. La paciente aqueja prurito (picazón) en la vulva.
 
La tricomoniasis
Como se mencionó antes, es causada por un parásito, Trichomonas vaginalis, que provoca picazón en la vulva y en la vagina, que se hace más intensa con el acto sexual y ardor con la micción. Se observa un flujo maloliente amarillento o verdoso.
 
La vaginosis bacteriana
Resulta de la proliferación en la vagina de ciertas bacterias como Gardnerella vaginalis y Mycoplasma hominis. El flujo vaginal es cremoso-blanquecino o gris, de mal olor. (olor a pescado). 
Entre las causas no infecciosas de flujos vaginales anormales se encuentran fenómenos inflamatorios del útero, así como ciertos tumores, tanto benignos como malignos, que afectan el sistema reproductor femenino y algunos parásitos que emigran desde el intestino como los tricocéfalos, oxiuros, y el Balantidium coli.
 
Signos y Síntomas. 
  •          Piquiña vaginal de intensidad variable.
  •          Aumento del flujo vaginal.
  •          Molestias o dolores vulvares al orinar.
  •          Molestias o dolor durante las relaciones sexuales.
  •          Enrojecimiento de la vulva.
  •          Mal olor del flujo.
        
Diagnóstico.
El diagnóstico se basa en las manifestaciones clínicas y en la identificación del microorganismo responsable de la infección. Para lo cual se realizará una historia clínica detallando inicio del flujo, y presencia de síntomas asociados, al examen clínico se debe determinar si hay enrojecimiento vulvar y las características del flujo vaginal. En escasos casos se requiere realizar el frotis del flujo vaginal, tinciones especiales como la de Wiff, o solución de hidróxido de potasio, la tinción de Gram o la solución salina y en casos mas raros aún el cultivo del flujo vaginal.
 

Tratamiento.

 
Dieta.
Eliminar los alimentos que contengan azúcares refinados, la fruta ácida y el alcohol.
 
Terapia Ortomolecular.
Lactobacillus acidófilos por vía oral. También se recomienda la aplicación de cápsulas de ácido bórico en la vagina, combinadas con lavados de agua con vinagre de manzana. Como complemento antiinfeccioso se administra propóleos y ajo. 
Oligoterapia. El principal elemento antiinflamatorio es el cobre. 
Fitoterapia. Los aceites esenciales de ajo y de pino refuerzan el sistema inmunitario. En aplicación local ejercen un efecto antiséptico el aceite esencial de tomillo, las duchas vaginales con infusión de Milenrama, hojas de Nogal, flores y corteza de ganado, infusión de pétalos de rosas decocción de sauce blanco. (Corteza y hojas). 
Tratamiento clásico:  Duchas vaginales con soluciones acuosas de vinagre blanco, ácido bórico, acetato de aluminio. Óvulos vaginales a base de metronidazol, antimicóticos, anti-inflamatorios esteroideos etc. El Benzirín en duchas vaginales.
 

Medidas Preventivas.

El uso de condón durante el tratamiento de la infección y el examen del compañero sexual es de especial importancia para la erradicación de la infección en la paciente y para detectar otros casos, probablemente asintomáticos.  En algunas ocasiones  se recomienda tratar simultáneamente la pareja. 
Debe advertirse que una higiene genital femenina adecuada consiste, como conducta general, simplemente en un lavado cuidadoso con agua y de un buen secado, evitando la humedad del área. No son necesarias otras sustancias, quizá con la excepción del ácido bórico (como el usado para los ojos), porque restaura la acidez de la vagina. Ciertamente las duchas frecuentes y el empleo de químicos en la vagina no tienen una indicación real. 
 La salida de flujo vaginal con sangre durante el embarazo debe hacer pensar en una amenaza de aborto, aunque en ocasiones se pueden producir sangrados que no se relacionan con el embarazo mismo. 
El uso de dispositivos intrauterinos («T», espiral) aumenta la probabilidad de que ocurran infecciones e inflamaciones de los órganos genitales. Por lo tanto, las mujeres que emplean dichos métodos deben mantener una vigilancia más estrecha y asistir a controles médicos periódicos. 
 En caso de vulvovaginitis por cándida hay que evitar los anticonceptivos orales. 
 Evitar las duchas vaginales.
 Sexo seguro. Con pareja sexual estable y uso del condón.

 

Comparte este artículo:

Deja un Comentario

0